Historia del Choy Lee Fut

LOS PRIMEROS DOS PROFESORES DE CHAN HEUNG (陳享)

Mi tatara abuelo, Chan Heung, era del pueblo de Ging Mui, en el distrito de Ngai Sai, región de Sun Wui, en la provincia de Kwantung. Desde la edad de 7 años, Chan Heung (陳享) fue enseñado en artes marciales por su tío anciano del pueblo, Chan Yeun Wu 陳遠護. Aunque muy joven, Chan Heung era fuerte y aprendía con facilidad. Tenía una habilidad natural y rápidamente logró ganar el afecto de su tío, que se esforzó en enseñarle todo lo que sabía. En pocos años, el Kung Fu de Chan Heung (陳享) había progresado tanto que fue invitado a establecer una escuela para su tío en la ciudad de Sun Wui. Con el pasar del tiempo, su reputación creció y recibió muchos estudiantes. Un día  descubrió que otro instructor, de nombre 李友山 Lee Yau Shan, fue invitado para enseñar en la vecindad. Lee era discípulo del monje Shaolin Ji Sin, y su habilidad se decía, ponía a prueba todos sus conocimientos. Chan Heung atacó a Lee saliendo de un restaurante, y trató de tirarlo al suelo, abrazándole la cintura. Sin embargo, Lee calmadamente recibió el ataque, levemente flexionó sus rodillas y bajó su Qi (Chi) y su centro de gravedad. Chan Heung no pudo mover a Lee. Enseguida Lee se dio la vuelta, levantó su pie para pisar y patear al mismo tiempo a Chan Heung, y lo lanzó a varios metros de él.

Lee mostró curiosidad acerca de su atacante y vio que Chan Heung pudo levantarse de pie de un salto y sin heridas después de su caída. Lee le hizo un cumplido a Chan Heung y quiso saber a qué escuela pertenecía y por qué lo atacó tan de sorpresa, en lugar de retarlo apropiadamente a un combate. Chan Heung se sintió avergonzado y contestó que el ataque fue de su propia idea, intentando poner a prueba su habilidad, y que no quería involucrar a su profesor en su propio error.

 

La respuesta divirtió a Lee y dejó a Chan Heung sorprendido. Días más tarde, Chan Heung escuchó que Lee había hecho un comentario sobre él, que alguien tan joven y fuerte como Chan Heung, con tanta inteligencia y habilidad, estaba desgastando su vida y talento porque su vanidad le impedía mejorar sus habilidades. Chan Heung se dio cuenta de que, en verdad, en el arte del Kung Fu no hay límite, e inmediatamente dejó su puesto de instructor jefe, inscribiéndose en la escuela de Lee. Chan Heung fue discípulo de Lee durante 5 años y llevó sus habilidades a nuevas alturas.

EL MONJE CHOY FOOK 蔡褔 (CAI FU)

Un día Lee Yau Shan Y Chan Heung escucharon acerca de un monje ermitaño de nombre Choy Fook, que vivía en un templo en el monte Law Fou. Ese monje tenía gran reputación en medicina china. Lee le dijo a Chan Heung que si el monje tenía habilidad en “Dit Dat” (tratamientos musculares y óseos), también debía tener  habilidad en artes marciales. El virus de la curiosidad hizo decidirse a Lee y Chan, que inmediatamente partieron a visitar al monje. Llegando a la puerta del templo encontraron a un hombre viejo en años, aunque alto y musculoso, y con una mirada penetrante. Dijo ser un discípulo del monje Choy Fook e invitó a ambos visitantes a entrar en el templo y tomar té, en espera del regreso de su profesor, quien realizaba sus visitas diarias.

Mientras los dos visitantes aguardaban sentados, el viejo cortó madera para hervir el agua, haciéndolo con sus manos desnudas (4). La curiosidad de Lee se despertó. Comentó a Chan Heung que el Kung Fu de ese viejo era muy bueno, y que si lo estaba  mostrando era para su beneficio. Eso significaba que ellos tenían que responder con algunos de sus propios trucos. Lee se levantó y caminó hacia un triturador de arroz echo de piedra, que se encontraba al lado de las escaleras del templo. Primero soltó la tierra que rodeaba la piedra, se retiró y pateó el triturador de arroz al aire.

 

El viejo lo miró con diversión. Entonces fue al triturador y con la mano cortó una de sus esquinas, pulverizando y lanzando el polvo a Lee, anunciando que ciertamente él era Choy Fook y que el polvo era un recuerdo para intrusos que no se comportaban apropiadamente. Lee, con un respeto inquebrantable hacia Choy Fook, dio las gracias al anciano y partió en seguida, dejando a Chan Heung. Siendo un tipo inocente, dentro del arte marcial, Chan Heung se dio cuenta que esa era una oportunidad  para mejorar  su entrenamiento, bajo otro Maestro de habilidades superiores. Inmediatamente se arrodilló frente al monje y pidió a Choy Fook aceptarlo como discípulo. En silencio, Choy Fook  lo observó, notando la manera y características del joven, concluyendo al final que la petición era genuina. Sonrió y le dijo a Chan Heung que si deseaba ser su discípulo, tenía que obedecer las tres siguientes instrucciones:

-Debería permanecer con él en el monasterio por lo menos diez años, hasta el final de su aprendizaje.

-Le estaba prohibido usar sus habilidades para matar o dejar inválido a alguien,  y nunca debía vanagloriarse de sus logros.

-Tendría que patear el triturador de arroz de vuelta a su lugar  original.

Chan Heung estaba feliz de ver que el triturador de arroz fácilmente volvió de nuevo en su antiguo lugar, y se hizo discípulo de Choy Fook. Durante los siguientes diez años, Choy Fook enseñó a Chan Heung el Kung Fu con gran disciplina y precisión. Cada nueva técnica le llevaba días para dominarla, y Chan Heung tuvo que aprender cada movimiento con rapidez, precisión, poder y comprensión, antes de pasar al siguiente. Chan Heung encontró que su Kung Fu mejoró notablemente y que era muy diferente a lo que era antes. Los conocimientos de Choy Fook, siendo éstas técnicas de puño desnudo, de palo o de muñeco de entrenamiento hecho de madera, etc., eran interminables y llenos de cambios, como la Naturaleza. Una combinación de trabajo duro, dedicación, habilidad natural y el Kharma de un buen Maestro, posibilitó a Chan Heung el poder completar su entrenamiento en 10 años.

CHAN HEUNG DICE ADIOS A CHOY FOOK

Un día Choy Fook organizó un banquete para Chan Heung y procedió a decirle adiós. Durante las festividades, Choy Fook le contó a Chan de sus propios orígenes. Originalmente era del monasterio Shaolin de Fukien, que fue destruído por el fuego. Mientras estaba en Fukien, el ejército de la dinastía Ching invitó a 36 monjes de su monasterio para ayudar a suprimir la rebelión en el Tibet, que ya había durado 3 años. Les costó tres meses a los monjes controlar de nuevo el Tibet.

Temiendo los conocimientos marciales de los monjes Shaolin, el gobierno de Ching los invitó a unirse como monjes soldados. Al ver que éstos rechazaban la oferta, y temiendo una oposición futura, el gobierno decidió erradicar  la orden  monástica Shaolin entera, prendiendo fuego a todo el complejo del templo. Esto fue el día 25 de la séptima luna, en el décimo primer año de reinado del emperador Jung Jing.

Todos los monjes perecieron, a excepción de seis de ellos. Choy Fook era uno y escapó con su cabeza ardiendo, quedando con una cicatriz, a raíz de la cual lo llamaron “cabeza podrida”. Después logró llegar al monte Law Fou en Kwatung, donde se escondió. “Monje con las Heridas de la Cabeza” (爛頭和尙)

Choy Fook continuó diciendo que las artes de combate Shaolin se originaron con el fundador del monasterio, el monje Da Mo (Bodhidharma), y después fueron mejoradas  por el monje Gok Yuen y otros Maestros de afuera, que también habían sido invitados para contribuir a sus habilidades. Entre ellos, los famosos  Lee Sau y Bak Juk Fung. Con el tiempo y constantes experimentos, las artes de combate Shaolin fueron refinadas. Seis años de practica de combate Shaolin podría ser considerado como un pequeño logro y diez años como un logro cualificado.

Choy Fook dijo que no estaba seguro si fue su buena suerte o la de Chan Heung, que éste había logrado aprender todo lo que él le pudo enseñar, ya que se había resignado a morir en esta selva, llevando su arte consigo, a la tumba. Aunque de buena voluntad mandó a casa a Chan Heung, Choy Fook continuó diciendo que para ser un verdadero discípulo Shaolin, uno también tiene que buscar el camino de Buddha, así como aprender medicina china y “las seis brujerías mágicas”. Escuchando eso, Chang Heung decidió quedarse  otros dos años, hasta que estuviera listo para partir del monasterio, en el año 12. Cuando era el tiempo del adiós. Chang Heung preguntó a su Maestro por el futuro. Choy Fook le contó que aunque él no estaba destinado a la vida oficial de la corte (para dar el examen marcial), él y sus hijos serían reconocidos como líderes mientras las tradiciones se mantuvieran vivas. Ante otros consejos, Choy Fook obsequió a Chan Heung un poema doble, que con el tiempo se comprobó que era auténtico:

龍虎風雲會 徒兒好自 ‘ 重光少林術 世代毋相遺

“Cuando el tigre y el dragón se encuentren el resultado siempre será incierto

el discípulo debe estar siempre alerta

y cuidadoso de la situación y continuar difundiendo la técnicas

de shaolin para que no se pierda la siguiente generación”.

CHAN HEUNG  VUELVE A LA REGIÓN DE SUN WUI

Chan Heung vuelve a su pueblo y abre una clínica para tratar enfermos y ayudar a los pobres. Después, los ancianos de la familia le persuadieron para abrir una escuela en la sala de los ancestros del pueblo. El lugar se llamó Hung Sing Gwoon y su clínica, Wing Sing Tong.

Razonando en que todas las ramas de artes marciales tenían su origen en el templo Shaolin, como los estilos famosos bajo los nombre de la familia de Hung, Law, Choy, Lee y Chan, Chan Heung pensaba que era correcto sintetizar todas sus enseñanzas y darle un nombre, lo cual conmemoraría y honraría sus actos. En lugar de llamarlo, en forma egoísta, el estilo Chan, eligió el nombre de Choy Lee Fut, dando la siguiente explicación: “蔡 Choy, en honor del monje Choy Fook, quien le había dado muchos de sus conocimientos; 李 Lee, en honor de Lee Yau San, y al mismo tiempo conmemorando otros pioneros, especialmente Lee Sau, quien llegó, expandió y mejoró el rango de las artes marciales Shaolin; y 佛 Fut, que significa Buddha, para conmemorar el origen budista de su arte, ya que sus tres mentores podrían encontrar el origen de su linaje en el templo Shaolin.

Tres años más tarde, por invitación de su tío y la Asociación Chan de ultramar local, Chan Heung dejó su pueblo para ir al océano nórdico. Durante tres años enseñó a los chinos de ultramar, seguidos por tres años en Hong Kong para enseñar en la Asociación Kwantung (Malasia y Singapur) durante varios años.

Regresando al monte Law Fou para visitar a Choy Fook, descubrió que el monje había muerto durante su ausencia a la edad de 112 años. Interpretando el hecho de no haber visto a su Maestro una vez más antes de su muerte como una señal significativa, eligió hacer penitencia emprendiendo la tarea de editar todas sus enseñanzas en un libro, para que hubiera un documento escrito, y así prevenir la posibilidad de mala interpretación y ambigüedad al incursionar posteriormente en el arte. Llamó al manuscrito “El manual de combate Choy Lee Fut”.

Mi tataraabuelo dejó a su arte a sus hijos Koon Pak y Si Loong (también conocido como On Pak). Si Loong recibió solamente los conocimientos médicos y la fórmula  mágica, y murió joven y sin heredero masculino.

Mi bisabuelo Koon Pak dejó su arte a su hijo Yiu Chi, y éste a su vez lo dejó a mi padre, Wan Hon. Sin embargo, es principalmente a través de los esfuerzos de las primeras tres generaciones, que el arte de Choy Lee Fut se ha difundido ampliamente por China, Hong Kong, Macao, Asia Mayor y el Mundo Occidental.

Mi padre murió en Cantón en 1979, y ahora es mi turno seguir la tradición familiar de propagar el arte de Choy Lee fut”.

Las siguientes generaciones a la de Chan Heung se encargaron de mantener vivo el estilo. A la izquierda, Chan Koon Pak, hijo del fundador, y a la derecha, Chan Yiu Chi, nieto fueron generaciones decisivas a la hora de continuar el Choy Lee Fut.

CHAN YIU CHI. 3ª GENERACIÓN

Chan Yiu Chi nació en el año 1892 en China y fue el nieto del fundador del Choy Lee Fut. Comenzó a entrenar el estilo desde niño y ya en su adolescencia era un experto. Asistía a su padre Chan Kook Pak en la enseñanza de Choy Lee Fut en Canton, además enseñaba en clubes deportivos, escuelas y asociaciones de trabajadores; buscando mejorar la comunidad a través del Choy Lee Fut. Las Artes Marciales eran en esa época una actividad cultural y social muy importante, que ayudaban en la introducción de trabajadores, nobles, marginados, así como de niños que adquirían valores a través de ellas.

Las Artes Marciales eran en esa época una actividad cultural y social muy importante, que ayudaban en la introducción de trabajadores, nobles, marginados, así como de niños que adquirían valores a través de ellas. Chan Yiu Chi además de ser un experto en el Estilo fundado por su abuelo, era un gran poeta y fue educado en literatura clásica China. Fue además responsable de documentar pacientemente las Formas del Choy Li Fut que luego pasaron de generación en generación.

Chan Yiu Chi era parte de la tercera generación del Choy Li Fut y contrariamente a muchos Maestros contemporáneos, enseñó todos los secretos del Estilo a sus alumnos.  Demostró las aplicaciones reales de las técnicas y se encargó de aclarar todas las dudas sobre Choy Li Fut para que el Estilo pasara sin errores de Maestro a alumno. Chan Yiu Chi complementó su formación con el estudio de las hierbas y sus aplicaciones medicinales. De hecho, sus mejores alumnos aprendían con él estas enseñanzas milenarias de medicina.

Como doctor naturista, Chan Yiu Chi jamás cobró por sus consultas y siempre estaba dispuesto a ayudar a los necesitados. Entre sus alumnos estaban los llamados popularmente “Los Cuatro Reyes del Cielo”, que eran Hu Yuen Chou, Gan Lou Hung, Ngoi Gong Yeong y Ha Bic Chi. Durante su vida, Chan Yiu Chi fue desafiado muchas veces por otros Maestros y practicantes de Kung Fu, si bien siempre trataba de eludir el combate, y en las veces que no tuvo otra opción, Chan Yiu Chi nunca fue derrotado. El Maestro era de complexión física delgada, de baja estatura, pero capaz de desarrollar una gran potencia en sus golpes. Muchos fueron los privilegiados que entrenaron con él, y ese fue el mayor legado que dejó el Maestro Chan Yiu Chi, que falleció en el año 1965 a los 73 años de edad.

CHAN WAN HON. 4ª GENERACIÓN

El Gran Maestro Chan Wan Hon nació en 1921 en Guangzhou (Cantón) y es el hijo mayor del Maestro Chan Yiu Chi. Alto como su padre, pero con una estructura considerablemente más pesada, el maestro Chan Wan Hon fue apodado “a ngau” (el toro) por sus hermanos de Kung Fu, dada su fuerza inusual, su estilo de ataque tenaz y la dificultad de defenderse contra su ataque y contraofensivas.

Chan Wan Hon entrenó bajo la tutela de su padre Chan Yiu Chi, tan pronto como pudo caminar, y no se le tuvo misericordia. El entrenamiento bajo la supervisión de su padre significó dominar todas las formas del sistema Choy Lee Fut, incluyendo los 18 muñecos de madera, guardados secretamente dentro de la familia.

Yiu Chi entrenó a su hijo Wan Hon para superar cualquier brecha con la velocidad de la luz y con distancias increíbles en cualquier dirección. Su Jau Saang Ma (posición de caballo corriendo) era rápido y completamente equilibrado. Wan Hon fácilmente superó una distancia de 3 metros con la velocidad del rayo incluyendo una ráfaga de puños y técnicas de patadas. Sus habilidades de pasos bloquearon a muchos opositores, incluyendo un maestro coreano que se jactó de que sus técnicas de patear eran insuperables.

Las largas piernas de Wan Hon le dieron una gran ventaja en las técnicas de largo alcance, sus técnicas de patadas fueron formidables. Su padre Yiu Chi lo entrenó apilando bolsas de arena y diciéndole que pateara al azar una bolsa designada. La maestría de Wan Hon de la lucha de distancia corta proviene de su entrenamiento completo con los muñecos de madera de la puerta interna. Rápido, preciso y continuo, los ataques y las defensas de Wan Hon siempre estaban cambiando y eran difíciles de predecir. Su mano izquierda y su pie eran tan hábiles como su lado derecho. Su mano izquierda golpeaba a menudo su blanco del oponente desprevenido, incluyendo a muchos de los estudiantes de su padre y en años posteriores tuvo muchos desafíos en el área de Guangzhou.

La maestría de Wan Hon en las armas vino de sus padres, de la fuerza de entrenamiento severa y continua. Wan Hon amó el palo y la lanza. Aceptó el reto y venció al campeón de la lanza del sur, quien más tarde se convirtió en su estudiante. Wan Hon y sus mejores estudiantes regularmente aceptaron desafíos y visitaron otras escuelas para intercambiar técnicas. Esto realmente le dio a él ya sus seguidores una mayor comprensión de la lucha sin tener que matar a su oponenteCon la llegada de la Segunda Guerra Mundial, China paso una larga época de oscuridad y malos tiempos. Yiu Chi cerró muchas de sus escuelas y entrenó a puerta cerrada. Yiu Chi tuvo muchos estudiantes de alto nivel que escaparon a Hong Kong y los Estados Unidos, mientras que Wan Hon y sus hermanos de Kung Fu permanecieron en China.

Wan Hon aprendió no sólo el Kung Fu de su padre, sino también el arte de Dit Da Zheng Gu (tratamientos ortopédicos y de hueso tradicionales chinos). Durante la guerra, Wan Hon comenzó sus estudios médicos académicos oficiales en Medicina Tradicional China. Después de la Segunda Guerra Mundial llegó el reinado de los nacionalistas, junto con la mejoria de la vida en China. Las escuelas de Kung Fu se abrieron una vez más en China. Wan Hon completó su grado de médico formal y trabajó en el hospital Fong Chuen, en la clínica ortopédica y siguió ayudando a su padre Yiu Chi en la enseñanza de varias clases alrededor de la ciudad de Guangzhou.

Siendo un hombre más maduro ahora, Wan Hon comenzó a contribuir al arte de su familia y abrió escuelas por su cuenta. Pero una vida diferente existía en China y significaba que la gente no tenía tanto tiempo para practicar como lo hicieron en el pasado. Mucha gente quería aprender kung fu, pero sólo tenía unas pocas horas a la semana libre. Muchos chinos trabajavan de 12 a 15 horas al día para poder llegar a fin de mes, después de la guerra, las inundaciones y el hambre. Wan Hon fue invitado a Beijing para participar en la competición Nacional de kung fu de China, organizada por el gobierno y ganó al realizar la forma Bak Mo Kuen. Tras ello fue invitado a convertirse en guardaespaldas de uno de los funcionarios del gobierno, pero él cortésmente declinó en ese momento.

Wan Hon compiló el Sei Lou Saan Sau (cuatro caminos de lucha libre) - un conjunto conciso de movimientos divididos en 4 secciones externas y 4 secciones internas. Estas son técnicas de lucha que un estudiante puede aprender en un corto período de tiempo para defenderse. Incluyen golpes simples y patadas seguidas de golpes circulares más complejos, pasos o desplazamientos laterales y derribos básicos. Además, desarrolló una forma corta para el palo y la espada, para que el estudiante pudiese aprender técnicas concisas de ataque y defensa con las dos armas más comunes. Wan Hon enseñó a pequeños grupos de estudiantes en los sindicatos locales, en la planta de fábrica, y como herencia, muchos de ellos adquirieron técnicas adecuadas de autodefensa.

Durante la Revolución Cultural, una nube oscura volvió a caer sobre China, y para el mundo de las artes marciales, ya que todas las escuelas de kung fu fueron oficialmente prohibidas y forzadas a cerrar. Muchos Maestros de artes marciales junto con sus estudiantes fueron arrestados y asesinados. Wan Hon se vio obligado a tomar una serie de decisiones que cambiarian su vida, ya que sus ingresos familiares de la enseñanza fueron casi completamente erradicados. Con tres hijos y padres ancianos, Wan Hon continuó trabajando en el hospital. Temiendo las replesalias de la Guardia Roja, la familia y los estudiantes mayores cerraron filas y se mudaron a una pequeña casa desconocida para la Guardia Roja. Yiu Chi y Chan Sun Chiu (el hijo más joven de Yiu Chi) regresaron a la aldea donde Yiu Chi continuó enseñando hasta que falleció unos años más tarde a la edad de 73 años. Chan Sun Chiu permaneció en el pueblo pero no enseñó.

Wan Hon fue obligado en determinado momento a convertirse en guardia personal de un miembro del Partido Comunista de alto rango: una situación de no elección, pero la familia y el arte en su pureza sobrevivieron. A Wan Hon se le permitió llevar a cabo clases privadas en las oficinas locales del partido y en fábricas designadas. Así fue capaz de restablecer el Choy Lee Fut de nuevo en Guangzhou, y pudo seguir enseñando a sus tres hijos y sus discípulos. Chan Cheung Mo, un estudiante de su padre Yiu Chi y su compañero de clase, fue invitado por el gobierno comunista para crear la rutina de Kung Fu del Sur llamada “Nam Kuen” que todos vemos en las competiciones de Wushu deportivo en el mundo de hoy. Wan Hon fue el asesor de su Sidi (hermano de clase), Chan Cheung Mo. El Choy Lee Fut fue reconocido como el mayor estilo meridional de Kung Fu junto con Hung Gar Kuen.

Wan Hon instaló muñecos de madera en su casa, quitando baldosas y colocando maniquíes en los agujeros pre-perforados en Bo Yuen Lo. Enseñó a los estudiantes habilidades de lucha, mientras desarrollaba sus miembros de acero en un espacio confinado. La esposa de Wan Hon mantenía una casa inmaculada con un suelo muy pulido. Los estudiantes se vieron obligados a mantener el equilibrio en las posturas, mientras se retiraban y atacaban a Wan Hon sobre los resbaladizos azulejos del piso. Wan Hon creía en la necesidad de entrenar la agilidad y hacia que todos los estudiantes jóvenes hicieran giros y los estudiantes mayores pateatan bolsas de arena apiladas en montones, cómo su padre Yiu Chi había requerido.

Los estudiantes fueron adiestrados una y otra vez en los 4 caminos de lucha libre, y Wan Hon creía en las sesiones de combate diario. Los gruesos abrigos de invierno en el estilo comunista sirvieron para la buena protección del cuerpo durante las luchas, y los vendajes compusieron los guantes. Todos los días, los estudiantes fueron golpeados y entrenados con técnicas de marca registrada de Wan Hon, tales como Pun Kiu Pek Choy (bloqueo circular y puño de martillo) y Gung Kiu (puente del antebrazo de poder).

Wan Hon tomó a un pequeño grupo de estudiantes (incluyendo a su hijo Yong Fa, en la imagen de la izquierda). y los llevó a desafíos regulares para asegurar que sus estudiantes mejoraran y tuvieran experiencia en combates de primera mano. Muchos estudiantes todavía llevan las cicatrices de estos desafíos brutales.

Wan Hon dejó muchos grandes legados para las generaciones futuras. Sin embargo, es cierto que su sabiduría para sacar a su hijo Yong Fa de China continental para difundir el arte, fue su mejor logro.

El Maestro Wan Hon falleció en 1979 a los 58 años de edad.

CHEN YONG FA. 5ª GENERACION (Guardián del estilo)

El Maestro Chen Yong Fa (Quinta Generación) nacio en 1951 y es el hijo primogénito de Chan Wan Hon. Desde el momento en que cumplió cuatro años, siguió a su abuelo, Chan Yiu Chi, quien le enseñó Kung Fu y Qigong entre 1954 y 1963. Tras el fallecimiento de Chan Yiu Chi, el Maestro Chen Yong Fa fue enseñado y entrenado en el sistema integral de Choy Lee Fut por su padre, Chan Wan Hon, entre 1963 y 1982.  Actualmente el Maestro Chen es el Jeung Mun Yan de la Familia Chan lo que quiere decir que ha recibido los conocimientos y el entrenamiento del sistema completo directamente del anterior Jeung Mun Yan y es el responsable de preservar y transmitir el sistema a las generaciones posteriores.

El Maestro Chen como parte de su resposabilidad como Jeung Mun Yan ha heredado además los manuscritos originales escritos por sus ancestros, los cuales documentan la historia y evolución del Choy Lee Fut, así como también describen en detalle todas las formas y sus técnicas. El Maestro Chen Yong Fa llegó a Australia en 1983, con un título en Medicina Tradicional China, especializado en el arreglo de huesos. Todo lo que llevó consigo fue una gim (espada), trajes para la práctica de Kung Fu y los manuales de entrenamiento del Gran Maestro Chan Heung. Con la colaboración de un hermano en Kung Fu de su padre, el Maestro Li Lu Ling, y un puñado de dedicados estudiantes, el Maestro Chen Yong Fa construyó una escuela de Kung Fu y una clínica en las ruinas de un barracón que había sufrido un incendio, ubicado en el Barrio Chino de Sydney. Así se abría un nuevo capítulo en la historia del Choy Lee Fut.

En sólo 26 años, bajo la incansable tutela del Maestro Chen Yong Fa, el sistema Choy Lee Fut se ha extendido por 23 países de 4 continentes, despertando admiración y entusiasmo en sus miles de practicantes.

Documento otorgado por el Maestro Chan Yon Fa

sobre el código de disciplina de la escuela,

donde la tradición nos lleva por encima de todo,

a perseverar en los valores éticos

y morales dentro de nuestra práctica diaria.